jueves, 28 de agosto de 2008

La felicidad del vivir y del morir

Nadie como Fontanarrosa en éste cuento me describió tan bien la felicidad del vivir y del morir. Estoy convencido que es así, aunque sea hincha de Independiente, y tenga nostalgias coperas. Tantos filósofos y teólogos leídos nunca me llegaron a convencer con sus explicaciones: siempre me dejaron con dudas, pero el negro no, me quedó reclara. Y nomas, en la vida todas son cábalas! Este es un cuento religioso a mi entender:
(Mis excusas por la lomgitud del cuento pero no se le puede sacar una sóla palabra, sugiero que si no tienen tiempo que lo lean en varios días y a la gente extranjera por algunos comentarios que son de argentinismos. )

19 DE DICIEMBRE DE 1971

Yo sé que ahora hay muchos que dicen que fuimos unos hijos de puta por lo que le hicimos al viejo Casale. Yo sé, nunca falta gente así, pero ahora es fácil decirlo, ahora es fácil. Había que estar esos días en Rosario para entender el fato mi viejo. Ahora es fácil hablar al pedo, ahora habla cualquiera.

Yo no sé si vos te acordás lo que era Rosario esos días anteriores al partido. Y te digo esos días, desde semanas antes se venía hablando del partido, la ciudad era una caldera. Porque eso era lo que era la ciudad: una caldera. Claro, los que ahora hablan son estos turros, que después vos los veías por la calle gritando y saltando como unos desgraciados, festejando, en pedo, a los gritos y d espués, ahora te salen con que son…..¿que son? moralistas…… De que se la tiran, hijos de mil putas.
Ahora son todos piolas, es muy fácil hablar, pero si vos vieras lo que era la ciudad en esos días hermano. Prendías un fósforo y volaba todo a la mierda. No se hablaba de otra cosa, en los boliches, en la calle, en cualquier parte, saltaban chispas, pero te lo juro. Y la cosa arrancó con el fato de las cábalas, ó mejor dicho, de los maleficios. Hay que entender que no era un partido cualquiera hermano, era una final, final.

Porque no era un final, final, era una semifinal. El que ganaba después venía a jugar a Rosario, y le ganaba a cualquiera, fuera Central como Newels. Acá le hacia la fiesta a cualquiera.

Y cómo estaban los lepra! Ellos tendrían que acordarse ahora, los que hablan al reverendo pedo y nos vienen a romper las pelotas con el asunto del viejo Casale. No se acuerdan esos turros cómo estaban los lepra, no se acuerdan ahora! Había que aguantarlos, porque se corrían una fija! Pero una fija se corrían hermanito! Que hasta creo que se pensaban que nos iban a llenar la canasta. No que sólo se pensaban que nos iban a hacer la colita, sino que además nos iban a meter cinco en el monumental y para la televisión Pero porque no se van a la puta madre que los parió! Que mierda nos van a hacer cinco goles estos culo roto!

La verdad hermano, con una mano en el corazón, tenían un equipazo! Un equipazo de padre y señor mío! Hay que reconocerlo! Jugaban y daba gusto, buen toque, te abrochaban bien abrochadito. Marito Zanabria, el Mono Oberti. Dios querido, el Mono Oberti, qué jugador! Silva, el que era de Lanus, el albañil, Montes de cinco, Santamaría, el cucurucho. Qué se yo, era un equipazo! Un equipazo, hay que reconocerlo. Y la lepra se corría una fija. Sabés cuántos había en la ruta el día del partido. Yo no sé. Eran miles, millones. Yo no sé de dónde habían salido tantos leprosos. Si son cuatro gatos locos! Y de golpe para ese partido aparecieron como hormigas, de abajo de la tierra, esos desgraciados. Todos fueron!

Lo que era esa ruta, papito querido! Entonces oíme. Había que recurrir a cualquier cosa! Hay partidos que no podes perder, tenés que ganar o ganar! No hay tutía! Entonces si a mí me decían que tenía que matar a mi vieja, que tenía que hacer cagar a Kenedy, me daba lo mismo hermano! Hay partidos que no se pueden perder! Y qué! Te vas a dejar basurear por estos soretes! Para que después te refrieguen y te pongan la bandera por la jeta toda la vida! No mi viejo. Entonces hay que recurrir a cualquier cosa. Es como cuando tenés un pariente enfermo viste. Tu vieja por ejemplo. Que por ahí sos capas hasta de ir a la iglesia viste.

Y te digo yo, esa vez no fui a la iglesia. No fui a la iglesia porque te juro que no se me ocurrió, mirá vos que si nó te aseguro que me confesaba. Y todo si servía para algo. Pero con los muchachos nos enganchamos con la cuestión de la brujería, de la ruda macho, de enterrar un sapo detrás del arco de Fenoy, de tirar sal en la puerta de los jugadores de Newels. Y de todas esas cosas de que siempre se habla.

Por supuesto que todas las brujas del barrio ya estaban laburando en la cosa y había muñecos con la camiseta de Newels clavados con alfileres, maldiciones pedidas por teléfono y hasta mi vieja, que no manya nada de todo esto, tenía un pañuelo atado desde hacía como diez días, de esos de Pilato, Pilato, sino gana Central en River no te desato. Después la vieja decía que habíamos ganado por ella. Pobre vieja, si hubiera sabido lo del viejo Casale. Pero yo le decía que sí, para no desilusionarla a la pobre vieja.

Pero todo el fato de la ruda macho y el sapo de atrás del arco eran que sé yo, cosas muy generales. Ya había tipos que lo estaban haciendo y además el partido era en el Monumental. Y no te vas a meter en la pista olímpica a enterrar un sapo porque vas en cana con 30 cadenas, y no te saca ni Dios después hermanito.

Entonces me acuerdo que empezamos con la cosa de las cábalas personales. Porque me acuerdo que estábamos en el boliche de Pedro y veníamos hablando de eso, y veníamos y veníamos. Entonces por ejemplo resolvimos que a Buenos Aires íbamos a ir en el auto del Dani, porque era el auto con el que habíamos ido una vez a La Plata, en un partido contra Estudiantes y que habíamos ganado dos a cero.

Yo iba a llevar por supuesto el gorrito, que venía llevando a la cancha todos los últimos partidos, y no me había fallado nunca el gorrito ese. A ese lo iba a llevar. Era un gorrito milagroso. El Cuqui iba a ir con el reloj cambiado de lugar, o sea en la muñeca derecha, no en la izquierda, porque en un partido contra no sé quien, se lo había cambiado en el medio tiempo, porque íbamos perdiendo, y con eso empatamos.
O sea todo el mundo repasó todas las cábalas posibles, como para ir bien de bien, no dejar ningún detalle suelto. Te digo más, estuvimos como media hora discutiendo cómo mierda estábamos parados en la tribuna en el partido contra Atlanta, para pararnos de la misma manera, en el partido contra la lepra.

El boludo de Michi decía que él había estado detrás del Valija, y el Miguelito porfiaba que era él, el que había estado detrás del Valija. Mirá vos, hasta eso estudiamos antes del partido. Para que veas cómo venía la mano en esos días. Sabés que te lleva eso, hermano, sabes que te lleva a eso: el cagazo. El cagazo hermano, te lleva a hacer cualquier cosa. Como lo que hicimos con el viejo Casale. Porque si llegábamos a perder, mamita querida. Nos teníamos que ir de la ciudad, mi viejo. Nos teníamos que refugiar en el extranjero, te juro. No podíamos volver nunca más acá. Íbamos a parecer esos refugiados Camboyanos, que se tomaron el piro en una balsa. Bueno te juro que si perdíamos, agarrábamos el Ciudad de Rosario y por acá por el Paraná, nos teníamos que ir todos, millones de canallas, no sé, a Diamante, a Perú, a Cuzco, a la concha de su madre. Pero acá no se iba a poder vivir nunca más con la cargada de los leprosos putos mi viejo!

Ya el Miguelito había dicho bien claro que él se la daba, que sí perdíamos, agarraba un bufo y se volaba la sabiola, y te digo que el Miguelito es capas de eso y mucho más, porque es loco. Así que yo le creía.

O hacerse trolo! Y a otra cosa Mariposa. Darle a las plumas, y salir vestido de loca por Pellegrini, y no volver nunca más a la casa, pero te digo, nadie quería ni siquiera oír hablar de esa posibilidad.

Ni se nombraba la palabra derrota. Era como cuando se habla del cáncer hermano. Vos ves que por ahí te dicen la papa, ó tiene otra cosa, algo malo, pero el cangrejo mi viejo, no te lo nombra nadie!

Y ahí fue cuando sale a relucir lo del Viejo Casale. Era el viejo del Cabezón Casale, un pibe que siempre venía al boliche, y que durante años vino a la cancha con nosotros. Pero que ya para ese entonces, se había ido a vivir al norte, a Salta creo. Lo vi hace poco por acá, que estaba de paso. Y ahí fue que nos acordamos que en la casa del cabezón, el viejo había dicho que el nunca pero nunca lo había visto perder a Central contra Newels. Me acuerdo que nos había impresionado porque ese tipo era un privilegiado del destino. Aunque al principio, vos te preguntás, cómo carajo hizo este tipo para no verlo perder nunca a Central contra Newels. Que mierda hizo! Este coso no va nunca a la cancha! Porque oíme, alguna vez lo tuviste que ver perder. A menos que no vayas a los clásicos. Y ojo que yo conozco muchos así. Que se borran bien borrados de los clásicos. O que van en arroyito, pero que a la cancha del Parque no van en la Puta vida.

Y me acuerdo que le preguntamos eso al viejo. Y el viejo nos dijo que no. Y nos explicó que él iba siempre, un fana de Central que ni te cuento. Pero se había dado, qué se yo, una serie de cosas, de casualidades que hicieron que en un montón de partidos con Newels, él no pudiera ir por un montón de causas que ni me acuerdo, ni se acuerda él. Que estaba de viaje por Misiones, el viejo era comisionista. Que ese día se había torcido un tobillo y no podía caminar. Que estaba engripado. Otra vez le dolía un huevo. Que se yo. La verdad hermano, la posta era que al viejo nunca le había tocado ver un partido en que la lepra nos había ganado. Era un privilegiado el viejo! Y además un talismán. Porque así como hay tipos mufas que te hacen perder partidos adonde vayan, hay otros que si vos los llevás, es número puesto, tu equipo gana. No es joda! Y el viejo Casale era uno de éstos. De los ojetudos.

Entonces ahí nos dijimos: este viejo tiene que estar en el monumental contra Newels, no puede ser de otra forma, tiene que estar. Claro, dijimos, seguro que va a estar. Si es fana de Central, canalla a muerte. Pero nos agarro como la duda viste. Porque nosotros no era que lo veíamos todos los días al viejo. Te digo más, desde que el Cabezón se había ido al norte a laburar, al viejo de él no lo habíamos vuelto a ver en la cancha. Ni en la calle, ni en ninguna parte. Además el viejo ya estaba bastante veterano, porque debía tener como ochenta pirulos por ese entonces. Bah, en realidad ochenta no, pero sus 60, 75 los tenía por debajo de las patas.
Entonces, con el Valija, el Colorado y el Miguelito, decimos, vamos a la casa del viejo a asegurarnos que vaya y si no lo llevamos atado. Porque también podía ser que el viejo no fuera porque no tuviera guita, que se yo, nosotros no sabíamos. Ya habíamos pensado en hacer una rifa a beneficio, o una kermés, cualquier cosa, el viejo tenía que ir, era una bandera, un cheque al portador.

La cuestión es que vamos a la casa, y a que no sabés con la que nos sale el viejo. Que andaba mal del bobo, que el médico le había prohibido terminantemente ir a la cancha. Nos sale con eso. Que no, que había tenido un infarto, en no sé que partido, un partido de mierda, después de una pelota que pegó en el palo. Que había estado muerto como media hora. Que lo habían salvado entre los indios con respiración artificial y masajes en el cuore. Y que no había clavado las guampas de puro pedo y que le había quedado tal cagazo que no había vuelto a ir a una cancha desde hacía ya, mirá no se lo que te digo, dos años, dos años y medio. Y no era sólo que el no quería ir sino que el médico y por supuesto la familia le tenían terminantemente prohibido ir, lógicamente. No sé si no le prohibían incluso escuchar los partidos por radio, para que no le pateara el bobo. Porque parece que el viejo escuchaba cualquier cosa demasiado fuerte y se moría. Tan jodido andaba! Vos le hacías Uuuuuhhh! en la cara y el viejo partía. Para que! Te imaginas nosotros, la desesperación! Porque eso era como un presagio, un anuncio del infierno hermano! Era un anuncio de que nos iban a hacer cagar en Buenos Aires.

Entonces empezamos a tratar de hacerle la croqueta al viejo. A convencerlo, a decirle: pero mire don Casale, usted tiene que estar, es una sita de honor. Que va a estar mal del cuore usted! Si se lo ve cero kilómetro! Vamos Casale!

Me acuerdo que lo jodía Miguelito y le decía: “cuantos polvos se hecha por día?” “usted está echo un toro”. Pero el viejo ni mierda, en la suya, que no y que no. Le decíamos que el partido iba a ser una joda, que Newels tenía un equipo de mierda, y que ya a los 15 minutos íbamos a estar 3 a 0 arriba, y que el partido era una mera formalidad. Que el gobierno ya había decidido que tenía que ganar Central, para hacer feliz a mayor cantidad de gente. No sé la cantidad de boludeces que le dijimos al viejo para convencerlo. Pero el viejo nada! Una piedra el hijo de puta. Para colmo ya habían empezado a rondar la mujer del viejo, la madre del Cabezón, una hermana del Cabezón, que querían saber qué queríamos decirle nosotros al viejo en esa reunión. Porque medio que ya se sospechaban que nosotros no íbamos para nada bueno.
En resumen, que el viejo nos dijo que no. Que ni loco! Que ni siquiera sabia si iba poder resistir la tensión de saber que se jugaba el partido, aún sin escucharlo! Porque el viejo, los diarios los leía, tan boludo no era! Sabía cómo venía la mano, como era la cosa, como formaban los equipos, suplentes, historial, antecedentes, chaquetillas, color, todo. Nos dijo: ese día bien temprano, antes de que empiecen a pasar los camiones y los onmibus con la gente yendo para Buenos Aires, yo me voy a la quinta de un hermano mío, que vive en Villa Diego. No quería ni escuchar los bocinazos el viejo!

“Me voy tempranito a lo de mi hermano, que a él no le importa nada el fútbol, y ahí paso el día, sin escuchar radio ni nada.”
Porque el viejo decía, y tenía razón, que si se quedaba en la casa, por más que se encerrara en un ropero, algo iba a oír, algún grito, algún gol, alguna cosa iba a oír. Pobre desgraciado! Y se iba a quedar ahí mismo seco en el lugar. Así que se iba a ir a radicar a la quinta de ese hermano que tenía para borrarse del asunto. Muy bien.
Te digo que salimos de allí, hechos bosta! Porque veíamos que la cosa venía muy mal. Casi ya era un dato seguro, como para seguir, que éramos boleta. Para como al Valija, el día anterior, le había caído una tía del campo. Y el se acordaba que en un partido que perdimos contra San Lorenzo, esa misma tía le había venido el día antes. Era un presagio funesto el de la tía.

Fue cuando decidimos lo del secuestro. Si no te asustes, decidimos lo del secuestro.
Nos fuimos al boliche y esa noche lo charlamos seriamente. El Dani decía que no, que era una barbaridad. Que el viejo se nos iba a morir en el viaje o en la cancha. Y que después se iba a armar un quilombo. Que íbamos a terminar todos en cana. Y que además eso era casi un asesinato.

Pero al Dani mucha bola no le dimos, porque siempre ha sido un exagerado. Y más que un exagerado, medio cagón, el Dani.

Pero nosotros estábamos bien decididos. Y más que nada, por una cosa que dijo el Valija. El viejo estaba diez puntos, había tenido un infarto, tenés razón. Pero hay miles de tipos que han tenido un infarto, y vos lo ves caminando tranquilamente por la yeca y sin hacer tanto quilombo como este viejo pelotudo, con eso de meterse dentro de un ropero ó no ir a la cancha. O dejar que te rigoree la familia, como la esposa, y la otra, la hermana del cabezón. Por otra parte, y vos lo sabés, los médicos son unos turros, que se ve que lo querían hacer durar al viejo como mil años para sacarle la guita, hacerle experimentos y chuparle la sangre. Y además como decía el Miguelito, y eso era cierto, vos lo veías al viejo, y estaba fenómeno.
Con casi sesenta años, no te digo que parecía un pendejo, pero andaba lo más bien. Caminaba, hablaba, se sentaba, se movía, que se yo, chupaba…….porque a nosotros nos convidó con Cinzano, y el viejo se mandó su medidita. No te digo un vazaso, pero su medidita se mandó. La cosa que el Miguelito elaboró una teoría que te digo aún hoy, no me parece descabellada.

El viejo era un turro hermano, un turro que especulaba con el fato del bobo, para pasarla bien. Y no laburarla nunca más en la vida de dios. Con el verso del bobo no ponía el lomo, lo atendían a cuerpo de rey. La tenía a la vieja y a la hermana del Cabezón pendientes de él viviendo como un bacan el viejo. Y de qué se privaba? De algún faso. Que no sé si no fasearía a escondidas. Y de no ir a la cancha. Fijate vos eso era todo. Y vivía como Carolina de Mónaco, el otario.

Bueno, con ese argumento y con lo que dijo el colorado, se resolvió todo. El colorado vino y habló clarito. Nos habló de los grandes ideales. De nuestra misión frente a la sociedad. De nuestro deber frente a las generaciones posteriores, los pendejos. Nos dijo que si ese partido se perdía, miles y miles de pendejos iban a sufrir las consecuencias. Que para nosotros eso era verdad. Iba a ser muy duro, pero que nosotros ya estábamos jugados. Que habíamos tenido lo nuestro. Y que de última teníamos experiencia en malos ratos y en fulerías. Pero los pibes, los pendejitos de Central iban a tener de por vida una marca, que los iba a marcar para siempre como un fierro caliente. Las cargadas que iban a recibir esos pibes, esas criaturas, en la escuela! Los iban a destrozar. Les iban a pudrir el bocho para siempre. Iban a ser una ó dos generaciones de tipos hechos bolsa. Disminuidos ante los leprosos. Temerosos de salir a la calle, de mostrarse en público. Y eso es verdad hermano. Porque yo me acuerdo lo que eran las cargadas en la escuela primaria, sobre todo. Yo me acuerdo cuando perdimos cinco a tres con la lepra en el parque, después de ir ganando dos a cero, cuando se vendió el colorado Bertoldi. Que todavía se estará gastando la guita. Y te juro que yo por una semana no me pude levantar de la cama, porque no me atrevía a ir a la escuela. Para no bancarme la cargada de la lepra. Los pibes son muy hijos de puta para la cargada, son crueles. No viste como descuartizaban bichos.

Que agarran una langosta y le sacan todas las patas. Son hijos de puta los pibes en ese sentido. Lo que decía el colorado era verdad. Ahora todo el mundo habla de la deuda externa, y bueno hermano, eso era algo así como lo de la deuda externa. Que por la cagada de cuatro reverendo hijos de puta que empeñaron el país, la tenemos que pagar todos. Y los hijos y los hijos de nuestros hijos. Y si estaba en nosotros hacer algo para que eso no pasara, había que hacerlo, mi querido.
Además como decía el colorado, ya no era el problema de la cargada de los pendejos newelistas. Estaba también el fato del exitismo. Los pibes ven que gana un equipo, y se hacen hinchas de ese equipo. Son así, son hinchas del campeón. Entonces, ponele que hubiese ganado Newels, y a la mierda! De ahí en más todos los pibes se hacían de Newels, ponéle la firma. Y no te vale de nada llevarlos a la cancha, converzarlos, hablarle del Gitano Juárez, del flaco Menotti, ni comprarle la camiseta de Central apenas nacen. No te vale de nada. Los pendejos ven que River sale campeón y se hacen de River. Son así. Y en ese momento no era como ahora, que mal que mal, vos los llevás al gigante y los pibes se caen de culo. Entonces cuando van al chiquero del parque, por mejor equipo que pueda tener Newels, los pibes piensan: ¡yo no puedo ser hincha de esta villa miseria! Y se hacen de Central. Porque todo entra por los ojos, y vos ves que ahora, los pibes por ahí ni siquiera han visto jugar a Central ó a Newels, y ya se hacen hinchas de Central por el estadio. Es otra época. Los pendejos son más materialistas. Yo no sé si es la televisión ó que, pero la cosa es que se van de boca con los edificios.

Entonces la cosa estaba clara. Había que secuestrar al viejo Casale. Y si no aguantarse que quince ó veinte años después, hoy por ejemplo, la ciudad estuviese llena de leprosos, nacidos después de ese partido. Y esto hoy sabés lo que sería. Beirut sería un poroto al lado de esto, te lo juro hermano.

El que organizó la “operación Eichmann”, como la llamamos, fue el colorado. La llamamos así porque, ese general alemán, torturador, que se chorearon de acá una vez los judíos viste. Y lo nuestro era más ó menos lo mismo.
El colorado era un tipo muy cerebral, le carbura bien el bocho, y el organizó todo. El colorado para ese entonces ya no estaba en la OCAL.
La OCAL no sé si sabés, es una organización de acá de Rosario, que se llama así porque son iniciales, es Organización Canalla Anti Lepra. Son un grupo de ñatos como el Klux Klux Klan, mas o menos. Que tienen reuniones secretas y no sé si no van con capucha y todo a las reuniones. O si queman algún leproso vivo en cada reunión. Mirá yo no sé si es requisito indispensable ser hincha de Central, pero seguro, seguro tenés que odiar a la lepra. Tenés que odiar más a los lepra, que lo que querés a Central. Hacen reuniones, escriben el libro de actas. Piensan maldades contra los lepra. Festejan fechas patria de partidos que le hemos ganado, tienen himnos. Son como esos tipos, los masones, esos que nadie sabe quienes son. Andan con antorchas.
Bueno de la OCAL, al colorado lo echaron por fanático, con eso te digo todo. Pero es un bocho el colores. Y el fue el que organizó todo el operativo. Y te la cuento porque es linda. No sé si un día de estos no aparece en el Selecciones.

Averiguamos que ómnibus iba para Villa Diego, adonde tenia la quinta el hermano del viejo Casale. Desde donde vivía el viejo, ahí por San Juan al 1400, lo único que lo dejaba, por ese entonces si mal no recuerdo, era el 305 que pasaba por la calle San Luis. O sea que el viejo tenía que tomarlo en San Luis y Paraguay ó San Luis y Corrientes. No más allá de eso. A menos que fuera un pelotudo y lo fuera a tomar a Bulevar Oroño, que no sé para que mierda iba a hacer eso. Ahora la duda era si el viejo se iba a ir en ómnibus ó en auto. Porque si se iba en auto nos recagaba. Pero nos jugábamos a que iba a ser en ómnibus.

Porque auto no tenía. Y seguro que el hermano tampoco tenía, porque debía ser un muerto de hambre cómo el seguramente. Y te digo que la cosa venía perfecta, porque el viejo nos había dicho que iba a salir bien tempranito, para no infartarse con las bocinas. O sea que nosotros podíamos combinarlo con el horario de salida nuestro para el partido. Porque también nos cagaba si salía a la una de la tarde para Villa Diego, porque después como llegamos nosotros a Buenos Aires, para la hora del partido, con el quilombo que era la ruta, y en un ómnibus de línea. Lo más probable es que nos hiciéramos pelota en el camino por ir a los pedos. Por otra parte, hermano, Villa Diego queda saliendo para Buenos Aires. O sea que la cosa estaba clavada, era posta posta. Después hubo que hablar con los otros muchachos, porque convencer al Rulo no nos costó nada, a él le daba lo mismo. Además le contamos los entretelones del asunto. Te digo que el colorado manejo la cosa como un capo, un maestro.
El asunto era así. El Rulo, es un amigo fana de Central, que tiene un par de ómnibus, está muy bien el Rulo. Y en esa época tenía un par de coches de la 305. Tuvimos un ojete así de grande. Porque sino teníamos que conseguir otro coche, cambiarle el color, pintarlo, que se yo, ponerle el número, un laburo bárbaro. Pero el Rulo tenía dos 305. Y con uno de esos ya tenía pensado pirarse para el monumental el día del partido. Y más bien que se llevaba como 900 o 1000 monos que iban para allá. Lo sacaba de servicio y que se fueran todos a la reputísima madre que los pario. No iba a perderse el partido ese. Entonces el Rulo, con los monos arriba y nosotros, tenía que estar con el ómnibus preparado, el motor en marcha por España estacionadito. Y el Miguelito se ponía de guardia, tomando un café, justo en el boliche de ahí cerquita. Desde donde veía la puerta de la casa del viejo Casale. Creo que a las cinco de la matina ya estaba el Miguelito apostado en el boliche, haciéndose el boludo, junando para la casa del viejo. Te juro que ni los Tupamaros hubieran hecho un operativo como este, hermano. Fue una maravilla.

Apenas vio que salía el viejo, con una canastita, donde seguro se llevaba algún matambre casero, algo de eso el pobre viejo. El Miguelito casó una Vespa, que tenía en ese entonces. Dio vuelta la manzana, y nos avisó. Cargó la moto en el ómnibus, en la parte de atrás, detrás de los últimos asientos y nos pusimos en marcha.
Ya les habíamos dicho a tres ó cuatro pibes, de estos quilomberos de la barra, que se hicieran bien los sota. Que no dijeran ni media palabra y se hicieran los que apoliyaban. Nosotros también, para que no nos reconociera el viejo, estábamos en los asientos traseros, haciéndonos los dormidos, incluso con la cara tapada con algún pulóver, como si nos jodiera la luz, ó con algún piloto.
Te digo que aquél día había amanecido frío y lluvioso, como la otra fecha patria, el 25 de Mayo. Además el quilombo había sido guardar todas las banderas, las cornetas, las bolsas con papelitos, los termos, todo eso. Uno de los muchachos llevaba una bandera de la gran puta, que media 52 metros loco. Media cuadra de bandera, que decía: “Empalme Graneros, presente”. Y tuvimos que meterla debajo de un asiento, para que el viejardo no la bichara.

La cosa es que el viejo subió medio dormido. Se sentó en uno de los asientos de adelante. Que ya habíamos dejado libre apropósito. Para que no viera mucho del ómnibus. Rulo le cobró boleto y todo. Nadie se hablaba, como si no nos conociéramos. Y como el ómnibus iba haciendo el recorrido normal, el viejo iba lo más piola, mirando por la ventanilla.

La cuestión es que llegamos a Villa Diego y el viejo tranquilo. Cada tanto, cuando nos pasaba algún auto, con banderas en el techo, tocando bocina, el viejo miraba a los que tenía cerca y movía la cabeza, como diciendo “mirá vos”.
Se ve que tenía ganas de hablar. Pero nadie quería darle mucha bola, para no pisarse en una de esas. Así que nos hacíamos todos los dormidos. Parecía que habían tirado un gas adentro de ese ómnibus, hermano. Como cuando se muere algún ñato, viste, que se queda a apoliyar en el auto, con el motor prendido, y lo hace cagar el monóxido de carbono, creo. Bueno, así, parecía que a nosotros nos había agarrado el monóxido de carbono. Pero cuando llegamos a Villa Diego, por ahí el viejo se levanta y le dice al Rulo: “En la esquina jefe”.

Y yo no sé que le dijo el Rulo. Algo de que ahí no se podía parar, de que estaba cerrado el tránsito, de que había que seguir un poco más adelante. Y el viejo se la comió. Pero se quedó paradito al lado de la puerta. Al rato, de nuevo el viejo: “en la esquina”, le dijo. Ahí ya el Rulo nos miró, porque se le habían acabado los versos. Y ahí hermano, vos no sabés lo que fue! Fue como si nos hubiésemos puesto todos de acuerdo. Y te juro que ni siquiera lo habíamos hablado. Empezaron los muchachos a desplegar las banderas, a sacar las cornetas, y las banderas por las ventanas. Y a los gritos, hermano: “Soy canalla, soy canalla”, por las ventanas.
Pero no para el lado del viejo. El pobre viejo, la cara que puso, mirá no te la puedo describir con palabras. Sino para afuera mirábamos, porque los grone, con lo quilomberos que son, se habían ido aguantando hasta ahí, sin gritar ni armar quilombo para no deschabarse con el viejo.

Pero cuando llegó el momento, agarraron las banderas, empezaron a sacar los brazos, a golpear las chapas del costado del ómnibus. Y también el Rulo empezó a seguir el ritmo con la bocina.

¿Viste esas películas de cowboy, cuando los chorros van a asaltar una carreta, donde parece que no hay nadie. O que la maneja nada más que un par de jovatos, y de golpe se abren los costados, y aparecen 17.000 soldados que los cagan a tiros? ¿ Que levantan la lona, y estaban todos adentro, haciéndose los sotas? Bueno, ese ómnibus debió ser algo así. De golpe se transformó en un quilombo, un escándalo, una de gritos, bocinas, bocinazos, cornetas, una joda.

¡Y la gente al lado de la ruta! Porque desde la madrugada ya había gente a los costados de la ruta, esperando que pasaran las caravanas de hinchas. Era para llorar. Eso era conmovedor. Te saludaban, gritaban, levantaban los puños. Por ahí algún lepra, a las perdidas, te tiraba un cascotazo.

Pero vuelvo al viejo. No sabés la caripela del viejo. Porque nosotros lo estábamos mirando porque decíamos, este es el momento crucial. Ahí el viejo, o cagaba la fruta, el corazón se le hacía bosta, ó salía adelante. El viejo miraba para atrás, a todos los monos que saltaban y gritaban. No lo podía creer. Se volvió a sentar y creo que hasta San Nicolás no volvió a articular ni una palabra. Te digo que el Rábano, el hijo de la Nancy, que ya se había ofrecido a hacerle respiración boca a boca, llegado el caso, que era algo a lo que todos, mal que mal, le habíamos esquivado el bulto, porque, que se yo, te da un poco de asco. Además con un viejo!
Pero mirá te la hago corta. Cuando el viejo vio que no había arreglo, que no había posibilidad que lo dejáramos bajar del ómnibus, se entregó. Pero entregó, entregó, eh.

Porque al principio nosotros nos acercamos y nos reputió. Nos dijo que éramos unos irresponsables, asesinos, que no teníamos conciencia, que era una vergüenza. Qué se yo todo lo que nos dijo. Pero después cuando nosotros le dijimos que él estaba perfecto. Que estaba hecho un toro. Que si se había bancado la sorpresa del ómnibus, quería decir que ese cuore se podía bancar cualquier cosa. Y empezó a tranquilizarse.
El colorado llegó a decirle que todo era una maniobra nuestra, para demostrarle que él estaba perfectamente sano. Y que incluso, el médico estaba implicado en la cosa.
Mirá hermano, y creéme porque es la pura verdad, que intención puedo tener en mentirte hoy por hoy.

Mucho antes ya de entrar en Buenos Aires, ese viejo era el más feliz de los mortales. Te lo digo yo, y te lo juro por la salud de mis hijos. El viejo cantaba, puteaba, chupaba mate, comía factura, gritaba por la ventana. Y a la cancha se bajó envuelto en una bandera!

No había en la hinchada un tipo más feliz que él. Vino con nosotros a la popu. Se bancó toda la espera del partido, que fue más larga que la puta que lo parió. Y después se bancó el partido. Estaba verde, eso sí, y había momentos en que parecía que vos lo pinchabas con un alfiler y reventaba como un sapo, porque yo lo relojeaba a cada momento. Y después del gol del Aldo, yo lo busqué, lo busqué, porque fue tal el quilombo y el desparramo cuando el Aldo la mandó adentro que yo ni sé por dónde fuimos a caer entre las avalanchas y los abrazos y los desmayos y esas cosas.

Pero después miré para el lado del viejo y lo ví abrazado a un grandote en musculosa casi trepado arriba del grandote, llorando. Y ahí me dije: si éste no se murió aquí, no se muere más. Es inmortal. Y después ni me acordé más del viejo, que lo que alambramos, lo que cortamos clavos, los fierros que cortamos con el upite, hermano, ni te la cuento. Eso no se puede relatar, hermano, porque rezábamos, nos dábamos vueltas, había gente que se sentaba entre todo ese quilombo porque no quería ni mirar. Porque nos cagaron a pelotazos, ya el segundo tiempo era una cosa que la tenían siempre ellos y ¿sabés qué era lo fulero, lo terrible? ¡Que si nos empataban nos ganaban, hermano, porque ésa es la justa! ¡Nos ganaban esos hijos de puta! ¡Nos empataban, íbamos a un suplementario y ahí nos iban a hacer refucilar el orto porque estaban más enteros y se venían como un malón los guachos! ¡Qué manera de alambrar1 Decí que ese día, Dios querido, yo no sé qué tenía el flaco Menotti que sacó cualquier cosa, sacó todo, vos no quieras creer lo que sacó ese día ese flaco enclenque que parecía que se rompia a pedazos en cada centro. Le sacó un cabezazo de pique al suelo a Silva que lo vimos todos adentro, hermano, que era para ir todos en procesión y besarle el culo al flaco ése ¡Qué pelota le sacó a Silva! Ahí nos infartamos todos, faltaban cinco minutos y si nos empataban, te repito, éramos boleta en el suplementario. Me acuerdo que miro para atrás y lo veo al viejo, blanco, pálido, con los ojos desencajados, pobrecito, pero vivo.

Y ahora yo te digo, te digo y me gustaría que me contesten todos esos que ahora dicen que fue una hijaputez lo que hicimos con el viejo Casale ese día. Me gustaría que alguno de esos turritos me constestara si alguno de ellos lo vio como lo vi yo al viejo Casale cuando el referí dio por terminado el partido, hermano. Que alguno me diga si, de puta casualidad, lo vio al viejo Casale como lo vi yo cuando el referí dio por terminado el partido y la cancha era un infierno que no se puede describir en palabras. Te digo que me gustaría que alguien me diga si alguien lo vio como lo vi yo. ¡La cara de felicidad de ese viejo, hermano, la locura de alegría en la cara de ese viejo! ¡Que alguien me diga si lo vio llorar abrazado a todos como lo vi llorar yo a ese viejo, que te puedo asegurar que ese día fue para ese viejo el día el día más feliz de su vida, pero lejos lejos el día más feliz de su vida, porque te juro que la alegría que tenía ese viejo era algo impresionante! Y cuando lo vi caerse al suelo como fulminado por un rayo, porque quedó seco el pobre viejo, un poco que todos pensamos: “¡Qué importa!” ¡Qué más quería que morir así ese hombre! ¿Iba a seguir viviendo? ¿Para qué? ¿Para vivir dos o tres años rasposos más, así como estaba viviendo, adentro de un ropero, basureado por la esposa y toda la familia? ¡Más vale morirse así, hermano! Se murió saltando, feliz, abrazado a los muchachos, al aire libre, con la alegría de haberle roto el orto a la lepra por el resto de los siglos! ¡Así se tenía que morir, que hasta lo envidio, hermano, te juro, lo envidio! ¡Porque si uno pudiera elegir la manera de morir, yo elijo ésa, hermano! Yo elijo ésa."

Maravilloso negro!!!!, pensar que tantos pasan sin pena ni gloria por éste mundo, sin haber sabido vivir y sin haber sabido morir. Porque vivir cualquiera lo hace y morir asi nomas cualquiera se muere. Hay que tener un espíritu unico para hacer las dos cosas en forma excepcional.

43 comentarios:

Viviuska dijo...

Siempre admiré a Fontanarrosa como escritor, tengo varios de sus libros y coincido en que algunos relatos nos dejan un algo más que una simple lectura de algo gracioso.
Muy buena elección!

Viviuska dijo...

Algo más, quisiera morirme con una sonrisa en los labios.

Steki dijo...

Me ganaste Vivius! Jajaja!
Excelente Fontanarrosa, amigo.
En qué quedamos con tu nombre, al final?
Mirá que me la complicás, eh?
Gacias por los videos, amigo.
Estoy en deuda contigo.
Abrazos cordilleranos!
BACI, STEKI.

Minombresabeahierba dijo...

Vuviuska: La enseñanaza de vida que deja este cuento, es espectacular..y es de fulbo!
Vivi la vida con una sonrisa, que sin duda vas a morir con una sonrisa, besos

Steki:
Podes ponerme MNSAH
Claro que estas en deuda conmigo, todas las mujeres estan en deuda conmigo en la vida, yo me di todo...y todas me sacaron a patadas jajaja. besos

La otra parte de mí dijo...

leimos este cuento en el taller al que concurro hace ya varios meses atrás y me pareció increíble,que bien escribía este tipo!!que bien contaba las cosas!!no?

Cameron West dijo...

clap clap clap... un maestro el negro... ya había leído el cuento un par de veces pero no puede evitar leerlo de nuevo... eso es lo que genera el negro.... no te cansas de leer lo mismo de él... y por eso va a perdurar tantos años... porque ya no necesita seguir escribiendo....

Minombresabeahierba dijo...

la otra parte de mi: La gran inteligencia es talento de unos pocos privilegiados, pero de poquísimos saberla trasmitir con claridad, humor y saber llegar en temas profundos de la vida a cualquier ser humano de condicion educativa del analfabeto al Premio Nobel. un abrazo

Cameron: Ah! sos de los mios que relee cuentos e historias profundas, como lo hago con Cortazar.SOLAMENTE CANSA LO MEDIOCRE. un abrazo

r.- el corre ambulancias dijo...

uff, que grosso el negro

es una historia muy profunda, xq es verdad que se puede subsistir años y te moris cada dia

o vivirla a full y morirte una sola vez

y la pasion? nadie puede contar la pasion del futbol como el negro

mas quisieran unos cuantos grandes saber atraparte asi en una historia y que se te haga carne de gallina al imaginarte al viejo en la tribuna, todo lagrimas de alegria

que lo pario

Minombresabeahierba dijo...

corre ambulancias: tal como decis, lo del viejo Casale era vivir: "¿Iba a seguir viviendo? ¿Para qué? ¿Para vivir dos o tres años rasposos más, así como estaba viviendo, adentro de un ropero, basureado por la esposa y toda la familia? ¡Más vale morirse así, hermano! Se murió saltando, feliz, abrazado a los muchachos", a mi se me pone la piel de gallina al leer este cuento. un abrazo

Inés dijo...

El cuento es maravilloso, ya lo conocía y me encanta.

.:*:. Ferípula .:*:. dijo...

Espero morirme disfrutando a pleno.

Disculpa la demora en responder...
estuve disfrutando a pleno! ja!

gringa dijo...

Hermoso,historia profunda...
De paso lo saludo,buen fin de semana,disfrute a pleno.Me parece o me copio el color del blog jaja,por ahi lei que usted hablaba de mi en un blog pedorro jaja,mire que yo me entero de todo y obviamente le conteste,besossssss

Minombresabeahierba dijo...

Ines: asi es, es una enseñanza de como es la pasion en la vida, pasar sin pasion por la vida es solo sobrevivir. besos

Feripulaaaaaaaa: como anda disfrutando a pleno y no invita! que egoista! jjaja. besos

Gringa: ¿Me dijo hermoso? wowwww ya la incluyo en mi MSN! jaja veo que no se puede decir nada auna mujer sin que le contesten sea donde sea!!! besos

Sol dijo...

hola, pues mira, empecé a leerlo, pero al ver que no terminaba y que empezaba a no comprender muchas de las palabras decidí posponerlo hasta coincidir con un argentino en msn que me ayudara... si, soy una torpe, qué le vamos a hacer... cuando lo lea entero te digo.

La mujer semilla. dijo...

Ser consciente de lo que soy, en cada etapa de la vida, orgullosa de mí, así quiero haber vivido y muerto.

Minombresabeahierba dijo...

Sol : Por favor no sos ninguna torpe; al contrario yo pedi mis excusas porque alguien como vos de España había cosas futbolisticas de ese equipo que no eran entendibles, pero bien vale la pena leerlo para entender por donde pasa la felicidad en la vida. Te añado a mi MSN para que me preguntes. un abrazo

Fran dijo...

Minombre:

Vengo mas tarde, esto esta largo y me vienen a buscar para almorzar, por cierto, voy con un argentino, le voy a preguntar sobre la uva semillon a ver que me dice y seguro aprovechamos que hoy es sabado para pedir una botella.
Hay que ver, usted lo pone a uno a estar investigando cosas que no sabe, ahora tengo que hacer la tarea.

Minombresabeahierba dijo...

Fran: El cuento es largo como esperanza de pobre y fascinante como el primer amor.

La uva semillon es maravillosa, en cortes con chardonnay es impecable. Ha sido despreciada por los "especialistas". En el sur argentino Valle de Rio Negro, expresa la magnitud de su calidad.
El semillón da vinos ricos y complejos en fruta, con un dejo a miel y una interesante estructura. Aparecen acentos minerales y terrosos, con un matiz frutado que recuerda a la manzana. Yo compro un vino semillon de bodega Lopez excelente por tres o cuatro dolares.Pero todo se maneja con marketing para idiotas...en fin. un abrazo

SHE dijo...

Vengo de manjares para agradecer su visita y releer algo clàsico, que siempre gusta.

saludos

www.fucilandia.com.ar dijo...

muy bueno, un saludo

Claudia dijo...

No sesi me equivoco, pero aseguraría haberlo escuchado en alguna tarde de ruta, contado por ALEJANDRO APO.
Que duo, el negro escribiendo y ALEJANDRO haciendo vivir estas historias.
vaya lección!.
Asi entiendo la vida.. la muerte no es mas que parte de ella.
besos

Fran dijo...

Don Minombre:

Aunque un glosario de modismos porte�os no me habria caido mal, pude entender todo, gracias a mis viajesitos a la esquina del Morocho del Abasto. La proxima como que me hospedo en otro hotel un poco mas cercano a la realidad de los Bonairenses a ver si me empapo un poco mas de la cultura porte�a.
Es una gran historia, con mucha sustancia, a mi afortunadamente no me van a poder esconder en el ropero, con el caracter que tengo me van a tener que aguantar mis nietos, a ver como le hacen.
Por otro lado me conmueve la pasion que destroza el alma de cualquier hombre cuando piensa en el balon, el dia que un hombre se dedique a contemplar mis goles con semejante desprendimiento y conciencia ! ME JUBILO!.
Por ultimo Don Minombre, probe un vinito parecido a lo que usted se debe haber tomado en estos dias, pero uruguayo, bastante bueno, una opcion acertada para acompa�ar carnes blancas. Me quede quieta, es que la bibliografia que habia consultado como referencia me emitio una imagenm un poco amariconada de la uvita, yo no lo veo acompa�ado por vino amariconado, incluso este me parecio extremadamente eufemista para la imagen que se me hace de usted, que si bien se predica un pancito repartido por el Ni�o Jesus; apostaria el sueldo de un mes que.....mejor me callo.

Saludos, y le quedo !CHEVERE!

Minombresabeahierba dijo...

She: gracias por pasar, lo clasico tiene su toqque especial besos

Fucilandia, me alegro le haya gustado

Minombresabeahierba dijo...

Claudia: sin duda lo ha contado Alejandro Apo, es de contar estos cuentos por radio. besos

Fran:Aquie en Buenos Aires como guia turistico le voy a recomendar un buen hotel.
Ya me tiene de arquero para atajar sus goles!!!...y quizas se va atener que jubilar.
Es poco concreto de su parte decir " un vinito parecido a lo que usted se debe haber tomado en estos dias"..y pueden ser 10...20!!!no puedo ubicarlo asi.
Entiendo que habla de algun blanco, pero de la misma manera que mi madre es uruguaya, los vinos deben ser argentinos!!!
Hay una excepcion El Tannat (tinto) uruguayo es excelente con un cuerpo que ni le cuento!.
Por ahora no me acompaño de vinos amariconados, prefiero los que me impactan el paladar.
Ahora, usted bien dice que soy "un pancito repartido por el Niño Jesus" o que se creia? a que apostaria su sueldo que soy yo?????? un abrazo

Srta. Maquiavélica dijo...

wooww un post larguiisimo pero vaaaaa q acertivo cuento, me gusto la verdad
besos

MARISA dijo...

Hola!!aunque ya lo sabes.. que ya estoy aqui eh?? decirte que el cuento es largo de huevos, si.. pero merece la pena, que n conocía ni al escritor y que.. ¿este señor escribe ma cuentos?¿cuales son sus titulos de relatos cortos?? besss

Minombresabeahierba dijo...

Maquiavelica: Prometo postear cosas mas cortas! Pero algo largo alguna vez e mi vida debia tener! besotes


Marisa: Asi es bien largo de huevos, como dices pero que me llega al corazon cada vez que lo releeo. Ha sido en Argentina uno de los exponenetes maximos de la escritura humoristica, fallecio en 2007 de esclerosis lateral amiotrófica que lo fue imposibiltando a traves de los años. Te emviare la informacion que me pides. muchos besos

Fran dijo...

Don Minombre,

Feliz dia,

Hoy domingo,hace rato le� su comentario pero me fui a la misa. Y no se ria, porfa, que no se porque la gente se rie de mi cuando digo que fui a misa. En fin, le cuento del vinito, que no lo escogi yo, porque me hacia los honores un paisano suyo regresando una invitacion aun coctel en mi casa.
Se trata de un vino mezclado, ya sabe usted lo que opino al respecto jajajajajaja creo que tenia un toque de sauvignon, un 5% y el nombre lo recuerdo perfectamente porque todo lo relacionado con musica me apasiona. Stradivarius....
no me mat� el vino, para ser sincera, pero al resto del grupo, argentinos todos les encanto el vino,Yo soy de vinos tintos y tengo un gran conflicto porque nunca me combinan con la comida, que siempre son vejetalesy carnes blancas. El precio fue toda una anecdota, aunque nunca lo supe, cuento:
Yo me antoje de preguntar por la uva a mi amigo que es un experto, le dije que nunca la habia probado y de inmediato pidio la carta; en la carta no tenian el vino y se levanto para revisar en la cava del restaurant.
Al rato regreso y me dijo que me tenia dos opciones, un argentino y un uruguayo.
El mesero trajo las botellas y yo me incline, muy inmaduramente, lo reconozco, por el nombre musical de la botella mas barroca aunque no me encanto la etiqueta pero el color era precioso, tan brillante como el sonido de un bello violin. El a�o no lo vi, como cosa curiosa pero preste atencion cuando traen el precio de la botella en un papelito para que nadie se enterara, mi amigo que es un caballero por su puesto no dijo el precio en la mesa pero su torso y cabeza se echaron para atras; en esta ciudad no cobran, estafan....pobre, bueno, me dio risa la cual supe contener.
Bueno, Don Minombre aparte de esa informacion que mas le puedo comentar...
Ah, ya se me olvidaba. Yo no dije nada de usted, al contrario, usted siempre dice que es un pancito. Bueeeenooooo. La gente es muy chismosa y siempre dice que perro que ladra no muerde, y los que si muerden se hacen los pancitos de Dios. (eso no lo he dicho yo)
Pero apostaria que usted de cachorro mando a mas de una victima a emergencias a que le aplicaran la antitetanica.

TILDITA dijo...

Leí hace mucho un libro de Fontanarrosa, algo de un detective; y no me gustó para nada...
Por eso me había restringido a leerlo en las tiras y en alguna entrevista, o a escucharlo cuando aparecía, como esa picardía del congreso de la lengua y la palabra "mierrrda".
Y este cuento lo trae de vuelta.
Muy bueno!

Dalma dijo...

confieso desconocer bastante la obra de Fontanarrosa, pero una vez lo vi en un reportaje que le hicieron en la tele y quedé atrapada por su personalidad y por la forma de relatar sus vivencias

era un capo, sin dudas

Minombresabeahierba dijo...

Doña Fran: Claro que le creo que fue a misa, cualquier escusa es buena para tomara un buen vino.
Veo que sigue con el problema de lso assemblages de vinos, le falta probar un buen Rutini, aunque no es mas que un trio generlamnete.
Le cuento sobre el vino de una gran bodega como Bianchi, que es el que Usted tomo:
"Los Stradivarius de Bianchi - L´Elisir D´Amore - 2003
Vino de cosecha tardía Botritizado.
Variedad: 95% Semillón, 5% Sauvignon Blanc.
Finca de Origen: Elaborado con Semillón de Finca Doña Elsa, ubicada en el Distrito Rama Caída y Sauvignon Blanc de la finca Las Paredes ubicada en el distrito del mismo nombre, del Departamento de San Rafael, Mendoza.
Elaboración: La Botritis Cinerea (podredumbre noble) es un hongo que bajo ciertas condiciones y en años especiales ataca la piel de las uvas, produciendo una gran concentración azucarina y ciertos componentes que se transmiten al mosto y después de la fermentación alcohólica al vino.
Producido bajo el tradicional método de elaboración francés Sauternes donde se seleccionan los mejores granos nobles; las uvas fueron cosechadas a fines del mes de mayo de 2003.
Luego de la cosecha las uvas son prensadas y el mosto se fermenta en barricas de roble francés hasta que el frío del invierno detiene la fermentación debido a las bajas temperaturas. En la primavera la fermentación se reanuda hasta que finalmente se detiene y el vino resultante queda con una alta concentración de azúcares naturales de la uva. De esta manera el vino permanece 12 meses en estas barricas hasta que se realiza el corte de las mejores barricas antes del embotellado.
Apuntes de cata: Untuoso e intenso con aromas a miel, cáscaras de cítricos, heno y frutas almibaradas que se funden en una gran complejidad final acompañada de su incomparable color dorado oro."
Le resumo en buen criollo: Usted tomo un vido "PODRIDO" jajaj no se asuste.., es decir se hongo pudre la uva. La uva atacada por el hongo botrytis tira a la basura, o basicamente se le previene la enfermedad para no tener uvas podridas. En algunos casos como este, se usa la uva para hacer un vino alicorado, de color dorado muy especial, pero no es un vino semillon como el explique en otra oportunidad. Si suele ser CARISIMO.
Entiendo como reacciono su amigo cuando Usted lo eligio, a mi me hubiera pasado lo mismo. Espero que haya retribuido correctamente luego a su amigo...retribuyendolo cono otro elixir de amor..
Respecto que usted dice que he enviado a "victimas" a darse la antitetanica, le aseguro que no..siempre llevo la antitetanica en mi bolsillo...jajaja
Besotes

Minombresabeahierba dijo...

Tildita: La inteligencia del negro, era sobresaliente, y su capacidad de transmitir sensibildad mayor au. besos

Dalma: Te estoy enviando info sobre la vida del negro,capo como decis de gran humildad. un abrazo

sardinasinsodio dijo...

Paráfrasis imprudente: El secreto de la contextura física de la prosa del Negro está en el barrito que se junta al costado del cordón de la vereda...

Anita dijo...

Es la 1ra vez q te visito y me gusto mucho leer sobre El Negro, una gran persona q nos hizo reir ( y todavia lo hace) y reflexionar con palabras de uso cotidiano y sin chabacaneria.

Saluditos

JAVIER dijo...

No conocia de este cuento... me agrado bastante.
Felicitaciones por el blog.

Saludos desde Japon.

SUSANA dijo...

Desde luego, Fontanarrosa despunta su talento literario vernáculo, crudo y por momentos enternecedor.

Pero permítame que hoy me lleve su frase final, me parece sentida y fuera de serie.

Muchas Gracias por su publicación!

Mis saludos!

fire dijo...

ya concia este cuento...aun y asi siempre en bueno recordar cosas como esta..
excelentemente escogidala frase del final..
un saludo.¡¡¡¡¡

Minombresabeahierba dijo...

Sardinasinsodio: usted es tan metafisico! un abrazo

Anita; gracias por tu visita, me alegro te guste,besos

Javier:gracias por venir desde Japon a verme. un abrazo

Minombresabeahierba dijo...

Susana: gracias por su paseo por estos pago.mmm ¿cual frase final? besos

Fire: lo releo siempre, y me pregunto como tener esos instantes de felicidad. besos

Laura dijo...

La muerte nos rodea cada día. Sin embargo, nosotros luchamos por el renacer de un tiempo nuevo. Hay muchas clases de muerte.
Para vivir hay que saber renacer cada día. Renacer es no morir completamente. No renace lo que ha muerto definitivamente. Renace lo que ha probado el sabor de la muerte aparente, lo que casi ha muerto, pero manteniendo un hilo de vida desde donde recomenzar. Ese hilo de continuidad permite seguir hablando de la misma cosa, aunque parezca nueva. Renacer es renovar, es retomar lo válido. Renacer es la pequeña semilla dentro del caos de la muerte. Antes, sólo sobrevivíamos. Ahora es cuando podemos revivir si queremos, si tenemos coraje para ello.
LOS SIETE PASOS DE OSIRIS (Novela Histórica) Autor: Juan Martín Carpio


No sé... pero me hizo acordar...
Besos

Capitana del Espacio dijo...

Vuelvo a la noche con más tiempo y lo leo entero, pero lo admiro a Fontanarrosa por su prosa tan sencilla e intensa a la vez!
Un beso grande!

Minombresabeahierba dijo...

Laura: comparto ese pensamiento del renacer em un 100%, gracias por escribirme tan bello parrafo. besos

capitana: a sus ordenes, lea tranquila, le va aencantar. un beso

Anónimo dijo...

Estoy deacuerdo con LAura, Para vivirla bien hay que hacer buenas salidas. Les recomiendo conocer salidas copadas en la página de frizzé.